¡Enganchados!

domingo, 5 de agosto de 2012

Antes de que salga el Sol (II.III)

*Para empezar, me gustaría pedir perdón por no haber avisado de mi incapacidad de no poder conectarme a Internet y no poder subir nueva información. En segundo lugar, informo de que tengo nuevas historias y capítulos que iré subiendo con el tiempo y espero que os gusten. Mis queridos Enganchados, disfrutad e imaginad con todo.

Pd: Un beso mortal a todos ;)


Capítulo 2.3

¿Por qué aquella mujer lo miraba de esa manera? Si seguía así, y rezaba por que así no fuera, la tomaría entre sus brazos y la sacaría de la habitación para poseerla hasta hacerle llegar al placer más inalcanzable. Sentía la necesidad de hacerla suya y de retenerla, si era necesario, para que no se marchara jamás de su lado.

Tuvo que desviar el rostro. No podía permitirse el lujo de actuar como un niño mimado y menos en esa situación. La chica rogaba con la mirada que alguien le explicara lo que le estaba pasando y, por lo visto, le tocaba a él hacerse cargo de aquel problema. Dio dos pasos hacia atrás para poder explicarle las cosas sin que tuviera que robarle un impulsivo beso.

-          Ivett Lemacks Burdock. Has sido convocada a este lugar con un fin. Puede que no te acuerdes de quienes somos, pero nosotros sí sabemos quien eres tú perfectamente. Desde tu desaparición ocurrieron cosas terribles, pero cuando logramos encontrarte nos encargamos de que tuvieras a alguien siempre vigilándote hasta que llegaras a correr peligro de verdad. Mery hizo ese papel estupendamente.

Una de dos, o sus oídos le estaban fallando, o le acababan de decir que su mejor amiga no lo había sido nunca y lo único que había hecho era asegurarse de que seguía viva. Y también… ¿Cómo conocía él su nombre y apellidos completos? ¿De donde los había sacado?

-          Sin embargo, tú misma acabas de comprobar que la situación ha cambiado y que necesitas la protección que Mery ya no puede darte. Así pues, cuando recibimos su mensaje sobre dos tipos muy sospechosos, supimos al instante que iban tras de ti y actuamos de la forma más rápida y eficaz posible. Por ese motivo, te encuentras actualmente en este lugar.


-          Pero…- Su lengua no coordinaba con los movimientos que quería hacer, así que no pudo evitar tartamudear- ¿Qué tiene que ver todo esto conmigo? ¿Por qué aquellos hombre iban tras de mí? Y…

Ya no sabía ni quien era. Todo. Sus compañeros, sus amigos, Mery… Nada. Ahora sentía que nadie era nadie y que ella no era ella. Sentía que ya nada tenía sentido y que tendría que resignarse. Sin embargo, en un arrebato de su propia lucha interna, aunque sonaba muy extraño, preguntó:

-          ¿Qué soy?

Seguramente sería la pregunta más estúpida que había hecho en su vida, pero en ese momento, le parecía lo más lógico que podía decir. Alzó la cabeza y contemplo el gesto serio, pero compasivo con el que él la estaba mirando. Parecía como si pudiera leerle la mente, como si supiera quien era más que ella misma. Parecía como si… se hubieran conocido mucho, mucho tiempo atrás.

-          Ivett- Que sensual parecía el sonido de su propio nombre en sus labios- Eres la arcángel Alexandra, que es tu verdadero nombre. La reina de los cielos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario