¡Enganchados!

miércoles, 8 de agosto de 2012

Antes de que salga el Sol (III)

Capítulo 3

Ya no sabía si se había vuelto loca o lo hacía a posta, pero después de decirle y explicarle que su futuro había cambiado completamente, ella había comenzado a reírse  escandalosamente. La verdad, no sabía cuanto tiempo llevaba en ese estado, pero su risa no cesaba. Miré a todos los miembros que se encontraban en la habitación. Les pasaba lo mismo que a mí. Sus caras reflejaban el asombro ante aquella inesperada respuesta por su parte. ¿Debía decirle algo, o sencillamente guardar silencio hasta el final de su enajenación? Opté por la primera opción.

-          ¿Qué te hace tanta gracia?

Entonces su cantar cesó. Sus ojos color topacio recayeron sobre mí y me escrutaron durante unos eternos minutos. Por un momento, creí estar en el mar, flotando incesablemente y notando el agua rozar mi piel. Me sentí como en el paraíso más divino que se podía encontrar. ¿Acaso tenía algún poder de atracción sobre mí? No. Imposible. Ya hacía mucho tiempo que me había prometido a mí mismo que nunca volvería a caer ante las garras de ninguna mujer y, menos, si se trataba de aquella mujer angelical.

-          ¿Pretendes que acepte que soy un ángel? ¡Vamos! Podrías haberme dicho una mentira mejor elaborada.

Abrí los ojos como platos. Ella no había creído ni una de mis palabras, y eso, después del ataque que había sufrido hacía unas horas.

-          ¿En serio piensas que te estoy engañando?

-          ¡No! Solo me acabas de decir que no soy humana y que toda mi vida es una farsa. No… No me estás mintiendo. Estás jugando a un estúpido juego para comprobar quien de los dos está más chiflado.

-          Si eso es lo que piensas, ¿podrías contarme que recuerdas desde tu nacimiento hasta que cumpliste dieciocho años de edad?

-          Pues… No. No puedo contarte nada, porque resulta que tuve un accidente a esa edad que borró todos mis antiguos recuerdos.

-          ¿Seguro? Y, ¿qué fue de tu familia?

-          Murió también en el accidente.

-          ¿Estás segura?






No hay comentarios:

Publicar un comentario