¡Enganchados!

jueves, 8 de diciembre de 2011

Aquellos Recuerdos...



     Mi juventud de entonces, como el momento del amanecer, es como un capullo de una rosa antes de florecer. Me veo a mi sentado en la silla del ayer, pensando en los momentos en los que te pude ver.


     Aquella hermosa melena que olía a laurel, junto a esos ojos que expresaban la habilidad de saber. La mariposa que todos los días revoloteaba a tu lado hacía un vuelo bello, pero a la vez desequilibrado. El gato que en tus piernas dormía, de un color blanco puro, se estiraba de placer.


     Hacía tiempo que no recordaba el sitio, ni el momento... en el que sentía tus besos. Besos llenos de amor y mostrando a la vez por mí mucha pasión.

     Sin embargo, ahora solo soy un viejo cascarrabias, apenado y sin razón. Lo único que me mantiene vivo son mis recuerdos y el notar tu aura en mi corazón.









No hay comentarios:

Publicar un comentario