¡Enganchados!

jueves, 23 de diciembre de 2010

.Trixe y la Daga Mágica. 3

Capítulo 2




El olor a incienso perfumaba toda la sala y llegó a mi como una ardiente sensación a droga. Me paralizó totalmente e hizo que dejara de pensar. Era como sentir que una especie de fuerza te protegiera, te resguardara de todo. Y esa fuerza hizo que andara hacia algún extraño lugar en concreto. Un lugar que ni Trixe misma conocía. 

Se dejó llevar como las hojas movidas por el viento que las mece delicadamente. Sentía como si estuviera en medio de la nada. Como si ni ella misma existiera. Era una sensación extraña, pero gustosa. Hacía que olvidaras todo y que no te importara nada... Pero, como la mayoría de las cosas, todo tiene un fin. Notó como su alma volvía a su cuerpo y como sus pies tocaban tierra firme. La parálisis desaparecía poco a poco y podía mover bien los dedos de las manos. 

Abrió los ojos y no se creyó lo que veía. Aunque había notado el viaje más largo y eterno de la historia, no se había movido ni un centímetro. Estaba situada en el mismo lugar que hacía unos minutos y todo seguía igual que cuando había entrado. Comenzaba a sentirse confusa y mareada. Pensaba que todo aquello era un sueño o una ilusión. Un mundo en el que solo se podía pasar, dejandote llevar por el corazón.





No hay comentarios:

Publicar un comentario